Te Fred cold brew


Se preparan artesanalmente siguiendo un proceso llamado cold brew que consiste en macerar las hojas de té u otras materia primas en agua filtrada durante un periodo de 12 horas. Con este proceso conseguimos un té que conserva los aromas y sabores originales del té. Al no intervenir el calor, tiene menos acidez y no es amargo.

Para su conservación y seguridad alimentaria, utilizamos un novedoso proceso en frío, por altas presiones, llamado HPP. Esta técnica consistente en someter cada botella a una presión 6 veces mayor a la que podemos encontrar en el lugar más profundo de la tierra.

Es un proceso que respeta el medio ambiente, es 100% natural y permite conservar todas las características del producto fresco. Con el, nuestros productos tienen 6 meses de consumo preferente.